Published: December 24, 2021
Also available in:

La Marca del Zorro - Videolibro

Capítulo de la historia de Johnston McCulley de 1919 con ilustraciones originales.

Se Forma una Liga

Videolibro La Marca del Zorro en español

En este capítulo, el Zorro sorprende a unos jóvenes nobles durante una fiesta para abrirles los ojos ante las injusticias que se cometen en California, y para encender su valor para unirse y luchar contra su corrupto gobernador y su ejército de matones. A lo largo de la historia, McCulley muestra cómo incluso aquellos que se consideran privilegiados, acabarán viéndose afectados por las medidas despóticas de un sistema corrupto, y por lo tanto, no sólo es poco compasivo, sino también poco sabio, mirar hacia otro lado cuando el prójimo sufre la opresión de la tiranía.

Sobre las Ilustraciones
Música de Fondo
Transcripción del Video en Español

Versión en inglés

Videolibro La Marca del Zorro en inglés

Ilustraciones

Las 12 ilustraciones que componen el videolibro las comencé de forma tradicional con lápices y tintas en papel, y luego utilicé Krita para colorearlas digitalmente.

La Marca del Zorro - Lápices, tintas y colores - Zorro apuntando
La Marca del Zorro - Lápices, tintas y colores - Zorro apuntando

Música

La música completa de esta narración está disponible aquí: Velada Andaluza.

Transcripción del Video

Capítulo 25

Cesó la música y se apagaron las risas. Todos abrieron los ojos desmesuradamente y se volvieron a ver al bandolero. El Zorro estaba en el dintel de la puerta; había entrado por la terraza sin que se dieran cuenta. Llevaba su capa y su máscara, y con la pistola apuntaba hacia la mesa.

— De manera que esta es la clase de hombres que persiguen al Zorro y esperan capturarlo —dijo—. Que nadie se mueva, o lloverá plomo. Veo que sus armas están en el rincón. Podría matar a algunos y huir antes de que puedan alcanzarlas.

— ¡Es él! ¡Es él! —gritó uno de los caballeros, completamente borracho.

— El ruido que están haciendo se puede oír a una milla, señores. ¡Qué pandilla para perseguir a un hombre! ¿Es así como cumplen con su deber? ¿Por qué se detienen a divertirse mientras el Zorro anda todavía por el camino?

— ¡Denme mi espada y déjenme enfrentarme a él! —gritó uno de ellos.

— Si le permitiera tomar su espada, no podría usted permanecer en pie —le contestó el bandolero—. ¿Creen que alguno de ustedes podría sostener un duelo conmigo?

— ¡Sí, hay uno! —gritó Don Alejandro, poniéndose en pie—. Delante de todos digo que lo he admirado en algunas ocasiones, señor; pero esta noche ha entrado usted a mi casa y está faltando el respeto a mis invitados, ¡y por lo tanto debo retarlo!

— Yo no tengo ninguna querella contra usted, Don Alejandro, ni usted conmigo —dijo el Zorro—. Me rehúso a batirme con usted. Y en cuanto a estos hombres, solo les estoy diciendo algunas verdades.

— ¡Por todos los santos, lo haré pelear!

— ¡Un momento, Don Alejandro!… Señores, este anciano caballero desea batirse conmigo, y eso significaría una herida o la muerte para él. ¿Van ustedes a permitirlo?

— ¡Don Alejandro no debe pelear por nosotros! —gritó uno de ellos.

— Entonces, hagan que se quede en su lugar, con todo el respeto que se merece.

Don Alejandro trató de avanzar unos pasos, pero dos de los caballeros lo obligaron a retroceder, diciéndole que su honor estaba a salvo, puesto que había ofrecido combate. Aún enfurecido, Don Alejandro accedió.

— ¡Qué valientes espadachines! —dijo el Zorro con desdén— Beben y se divierten cuando a su alrededor no hay más que injusticias. ¡Tomen sus espadas y luchen contra la opresión! ¡Háganse merecedores de sus nombres nobles y de su sangre azul, señores! ¡Echen a los políticos ladrones de estas tierras! ¡Protejan a los frailes cuyo trabajo nos dio estas ricas hectáreas! ¡Sean hombres, no figurines borrachos!

— ¡Por todos los santos! —gritó uno y se puso de pie.

— ¡Atrás, o disparo! No he venido a batirme con ustedes en casa de Don Alejandro; lo respeto demasiado. He venido a decirles la verdad acerca de ustedes mismos. ¡Sus familias pueden hacer o destruir a un gobernador! Únanse a una causa noble, caballeros, y hagan buen uso de sus vidas. Lo harían si no tuvieran miedo. ¿Buscan aventuras? Luchar contra la injusticia, es una gran aventura.

— ¡Por todos los santos, sería una parranda! —gritó otro en respuesta.

— Considérenlo como una parranda, si quieren, pero estarían haciendo un bien. ¿Se atreverían los políticos a oponérseles a ustedes, vástagos de las familias más poderosas? Formen una banda y adopten un nombre. Háganse temer por todos a lo largo y ancho de estas tierras.

— Sería traición…

— ¡No es traición derrocar a un tirano, caballeros! ¿O es que tienen miedo?

— ¡Por todos los santos… no! —gritaron en coro.

— ¡Entonces, opongan resistencia!

— ¿Usted nos guiaría?

— ¡Sí, señores!

— ¡Pero, un momento! ¿Es usted noble?

— Soy un caballero, tan noble como cualquiera de ustedes —les dijo el Zorro.

— ¿Su nombre? ¿Dónde vive su familia?

— Eso tendrá que permanecer en secreto, por ahora. Les he dado mi palabra.

— Su cara…

— Tendrá que seguir enmascarada, por el momento, señores.

Todos los caballeros se habían puesto en pie y lo estaban aclamando.

— ¡Un momento! —gritó uno de ellos—. Estamos abusando de la hospitalidad de Don Alejandro. Tal vez él no esté de acuerdo, y estamos haciendo planes en su casa…

— Estoy de acuerdo, caballeros, y les daré mi apoyo —dijo Don Alejandro.

Las aclamaciones llenaron la gran sala. Nadie se les opondría con Don Alejandro de su lado. Ni siquiera el gobernador se atrevería a oponerse.

— ¡Trato hecho! —gritaron—. ¡Nos llamaremos los Vengadores! ¡Cabalgaremos por el camino real y seremos el terror de los que roban a los hombres honrados y maltratan a los indígenas! ¡Echaremos a los políticos ladrones!

— Entonces sí serán caballeros de verdad, defensores de los débiles—dijo el Zorro—. ¡Nunca se arrepentirán de haber tomado esta decisión, señores! Yo los guiaré; les ofrezco mi lealtad y espero lo mismo de ustedes. Además, espero obediencia a mis órdenes.

— ¿Qué debemos hacer? —preguntaron.

— Que esto quede en secreto. Por la mañana regresen a Reina de los Ángeles y digan que no encontraron al Zorro… o mejor aún, que no lo pudieron capturar, que será la verdad. Estén listos para reunirse y cabalgar. Yo les avisaré cuando llegue el momento.

— ¿Cómo?

— Los conozco a todos. Enviaré el mensaje a uno de ustedes, y ese les podrá avisar a los demás. ¿De acuerdo?

— ¡De acuerdo! —gritaron.

— En ese caso, me retiro ahora mismo. Permanecerán en esta sala, y ninguno intentará seguirme. Es una orden. ¡Buenas noches, caballeros!

Les hizo una reverencia, abrió la puerta y salió como una flecha, cerrando la puerta tras él. Oyeron el galope de un caballo en la calzada. Y luego alzaron sus tarros y brindaron por su nueva liga para la represión de estafadores y ladrones; y por el señor Zorro, la maldición de Capistrano; y por Don Alejandro Vega, que estaba más sereno por el pacto que acababan de hacer, y por lo que significaba. Se sentaron nuevamente y comenzaron a hablar de anomalías que deberían corregirse; cada uno sabía de media docena, cuando menos. Y Don Alejandro Vega estaba sentado en un rincón, solo, y sumamente triste porque su único hijo estaba durmiendo en la casa y no tenía la fortaleza suficiente como para tomar parte en semejante empresa, cuando con todo derecho debería ser uno de los líderes. Y como para aumentar su tristeza, Don Diego entró lentamente a la sala en ese momento, frotándose los ojos, bostezando, y con aspecto de haber sido despertado.

— Es imposible dormir en esta casa esta noche —dijo—. Denme un tarro de vino, y los acompañaré. ¿A qué se debieron las ovaciones?

— El Zorro estuvo aquí… —dijo su padre.

— ¿El bandolero, aquí? ¡Por todos los santos! Esto es más de lo que puede soportar un hombre.

— Siéntate, hijo mío —instó Don Alejandro—. Han sucedido algunas cosas y tendrás oportunidad de demostrar qué clase de sangre corre por tus venas.

Don Alejandro de un modo muy decidido.

Media (17)

Hacienda de los Vega - La marca del Zorro - Ilustración digital (Krita) - Thumbnail Hacienda de los Vega - La marca del Zorro - Ilustración digital (Krita) Bodegón - La marca del Zorro - Ilustración digital (Krita) - Thumbnail Bodegón - La marca del Zorro - Ilustración digital (Krita) La marca del Zorro - Bodegón - Dibujos a lápiz y tinta - Thumbnail La marca del Zorro - Bodegón - Dibujos a lápiz y tinta Zorro frustrando un ataque de los nobles - La marca del Zorro - Ilustración digital (Krita) - Thumbnail Zorro frustrando un ataque de los nobles - La marca del Zorro - Ilustración digital (Krita) La marca del Zorro - El Zorro contra la Tiranía - Ilustración digital (Krita) - Thumbnail La marca del Zorro - El Zorro contra la Tiranía - Ilustración digital (Krita) El Zorro contra la Tiranía - La marca del Zorro - Dibujos a lápiz y tinta - Thumbnail El Zorro contra la Tiranía - La marca del Zorro - Dibujos a lápiz y tinta Zorro apuntando una pistola  - La marca del Zorro - Ilustración digital (Krita) - Thumbnail Zorro apuntando una pistola - La marca del Zorro - Ilustración digital (Krita) La marca del Zorro - Zorro apuntando una pistola - Dibujos a lápiz y tinta - Thumbnail La marca del Zorro - Zorro apuntando una pistola - Dibujos a lápiz y tinta Caballeros sorprendidos por el Zorro - La marca del Zorro - Ilustración digital (Krita) - Thumbnail Caballeros sorprendidos por el Zorro - La marca del Zorro - Ilustración digital (Krita) El Zorro anima a los caballeros a luchar contra la opresión - La marca del Zorro - Ilustración digital (Krita) - Thumbnail El Zorro anima a los caballeros a luchar contra la opresión - La marca del Zorro - Ilustración digital (Krita) La marca del Zorro - Líder - Ilustración digital (Krita) - La Marca del Zorro - Videolibro La marca del Zorro - Líder - Ilustración digital (Krita) El brindis fervoroso - La marca del Zorro - Ilustración digital (Krita) - La Marca del Zorro - Videolibro El brindis fervoroso - La marca del Zorro - Ilustración digital (Krita) Interior de la Hacienda de los Vega - La marca del Zorro - Ilustración digital (Krita) - La Marca del Zorro - Videolibro Interior de la Hacienda de los Vega - La marca del Zorro - Ilustración digital (Krita) Diego Vega bajando las escaleras - La marca del Zorro - Ilustración digital (Krita) - La Marca del Zorro - Videolibro Diego Vega bajando las escaleras - La marca del Zorro - Ilustración digital (Krita) Videolibro La Marca del Zorro en inglés Videolibro La Marca del Zorro en español La Marca del Zorro - Lápices, tintas y colores - Zorro apuntando - La Marca del Zorro - Videolibro La Marca del Zorro - Lápices, tintas y colores - Zorro apuntando
7+